OCU inversiones, expertos en la inversión inmobiliaria

OCU inversiones, expertos en la inversión inmobiliaria

Consejos de OCU para la compra de fondos de inversión por primera vez

  • La Organización de Consumidores y Usuarios proporciona una serie de consejos para que los inversores primerizos puedan construirse, a través de cinco etapas, una buena cartera de fondos
  • OCU considera que es fundamental definir en primer lugar un perfil como inversor y que la estrategia de inversión sea la diversificación

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), a través de su portal OCU Inversiones, proporciona una serie de consejos para que aquellos inversores que dan sus primeros pasos en la compra de fondos de inversión.

 

OCU considera que los fondos de inversión son parte fundamental de la cartera de cualquier persona que desee beneficiarse de una adecuada diversificación y un rendimiento razonable a largo plazo.

 

Para construirse una buena cartera, OCU aconseja seguir los siguientes pasos:

 

En primer lugar: definir la estrategia de inversión. OCU considera que es necesario previamente tener un colchón o reserva de liquidez y destinar a fondos de inversión sólo lo que no se vaya a necesitar durante al menos 5 años.

 

En segundo lugar: definir el tipo de inversor. Esa definición viene vinculada al tipo de riesgo que se está dispuesto a asumir y al rendimiento que se quiera alcanzar. OCU recuerda que riesgo y rentabilidad van de la mano: a mayor riesgo, mayor rendimiento (potencial), y viceversa. Aquellos que no quieran asumir riesgo alguno deberán decantarse por un “perfil ahorrador” y conformarse con rendimientos que en el mejor de los casos oscilarán entre el 0% y el 1% anual. Para aquellos dispuestos a asumir algo de riesgo deben hacerlo siempre con un largo plazo por delante y con sensatez, es decir buscando el mejor rendimiento posible pero sin olvidar mantener el valor del patrimonio en juego. Para ellos OCU ha elaborado tres perfiles, que cada inversor deberá identificar como los adecuados para él, inversor defensivo (para aquellos que desean limitar los riesgos en la medida de lo posible), inversor equilibrado (para aquellos que aceptan un riesgo moderado) e inversor dinámico (para los que aceptan un riesgo importante, aunque limitado).

 

En tercer lugar: definir las grandes líneas de la cartera en función del perfil de inversor elegido. OCU aconseja plantear una sana diversificación internacional y una distribución entre acciones y renta fija a la que se puede acceder a través de fondos. Para los inversores defensivos, OCU aconseja las inversiones habitualmente consideradas como menos arriesgadas (bonos, depósitos, seguros de ahorro, liquidez), donde además el peso de las acciones no supera generalmente el 40%. Para el caso de los inversores equilibrados, OCU considera que tanto el peso de las acciones como de las inversiones de menor riesgo antes citadas, oscila entre el 30% y el 70%. Por último, para los inversores dinámicos, el peso de las acciones puede, en ciertos momentos, llegar a alcanzar el 100%, sin tener apenas relevancia las opciones menos arriesgadas.

 

En cuarto lugar: identificar las categorías de fondos más rentables. La elección de los fondos, en función de la categoría a la que pertenecen, influirá y mucho en el rendimiento futuro de la cartera. OCU considera fundamental acertar con las categorías seleccionadas, esto es, aquellas que ofrecen un buen potencial de rendimiento con un riesgo aceptable. Para detectarlas pueden servir de ayuda los análisis que OCU Inversiones efectúa sobre los principales mercados bursátiles y las divisas de múltiples países. OCU aconseja como alternativa elegir un buen fondo mixto que tenga entre sus inversiones acciones y obligaciones de todo el mundo y con el que además se consiga la diversificación que OCU siempre aconseja.

 

En quinto lugar: seleccionar los mejores fondos de inversión. Dentro de una misma categoría (las acciones españolas, por ejemplo) no todos los fondos son iguales. En OCU Inversiones hemos desarrollado una metodología para tratar de reconocer los mejores fondos de cada categoría.

 

Para ello, son varios los criterios que OCU aconseja tener en cuenta, como, por ejemplo, el rendimiento obtenido en los últimos 5 años, la regularidad en la obtención de esos resultados, los costes para obtener esos resultados o la capacidad de los fondos de reflejar la evolución del mercado de referencia.

 

Por último, sólo queda un paso: la compra del fondo elegido. OCU aconseja dirigirse a un supermercado de fondos donde la oferta se extiende a miles de fondos de múltiples gestoras, tanto nacionales como extranjeras, ya que, si acudimos a nuestro banco habitual, lo más normal es que no encontremos el fondo que se anda buscando, ya que los bancos sólo suelen vender los suyos propios. Para identificar fácilmente los fondos que realmente hemos de comprar lo mejor es valerse del código ISIN. Se trata de un indicador único para cada fondo, compuesto de dos letras y 10 cifras. Una vez que se ha seleccionado un fondo, se ha de indicar el montante que se desea comprar.

En ciertos casos el comercializador exige una inversión mínima que puede ser por ejemplo de 1.000 euros y, posteriormente, se recibirá el número de participaciones correspondiente a la cantidad invertida. Ciertos fondos cotizan en bolsa. Son los denominados ETF, que se han de contratar a través de su intermediario bursátil como si de una acción se tratara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *